Aumento de mentón con rellenos dérmicos: simetría para tu rostro

Aumento de mentón con rellenos dérmicos: simetría para tu rostro
9 octubre, 2018

Cirugia-Menton-mujer

Las zonas anatómicas con mayor frecuencia tratadas actualmente con rellenos dérmicos, son los labios y mejillas. Médicos estéticos proponen inyectarlos para realzar y dar forma incluso en otras áreas del rostro y el cuello; como lo es la zona del mentón, esto con el fin de suavizar las arrugas, restituir el volumen perdido por el envejecimiento, transformando la apariencia general del rostro dándole equilibrio y armonía.

A medida que las fibras de colágeno y elastina (componentes esenciales de la piel) se descomponen con el tiempo y los músculos pierden firmeza, la piel puede comenzar a ceder, las mejillas pueden comenzar a colgar hacia o debajo de la mandíbula. Aunado a esto, se pueden formar arrugas alrededor del mentón y desarrollar líneas de marioneta.

El mentón y la mandíbula contribuyen considerablemente a la apariencia envejecida de la cara, por lo que consideran que una apariencia juvenil facial reside muchas veces en la mandíbula.

Para las transformaciones alrededor del mentón y la mandíbula, existen rellenos dérmicos, directos y relativamente indoloros que crean una sutil diferencia, siendo muy perceptible ante la vista, es por ello que se aconseja aplicar rellenos dérmicos en esta zona del rostro.

Este procedimiento toma poco menos de una hora. Se realiza inyectando ácido hialurónico en la capa dérmica, el cual es un producto con la capacidad de aumentar el sistema de hidratación natural de la piel, suavizando y promoviendo la elasticidad para un resultado de aspecto muy natural. Funciona con tejidos y es compatible con el movimiento diario para una mayor longevidad y definición sostenida.

Los resultados de este tratamiento para el rejuvenecimiento facial, se podrán ver casi instantáneos, posteriormente, el efecto mejorará durante 14 días a medida que el relleno se integre con el tejido de la piel. Esto produce un aspecto natural que generalmente dura alrededor de 12 meses o posiblemente hasta dos años, antes de requerir una nueva intervención. Este procedimiento permite conseguir una enorme diferencia en la vida del paciente, mejorando su aspecto notoriamente.

El aumento de mentón con rellenos dérmicos, también puede abordar problemas en pacientes más jóvenes, como un mentón hundido o una mandíbula débil, proporcionando una mejora en el equilibrio de las características de la cara y trabajando hacia esa atractiva mandíbula en forma de V. Se puede utilizar para igualar un mentón puntiagudo o cuadrado, o incluso hacer que una nariz prominente parezca más pequeña.

Posted in Clínica Arroyo by Clínicas Arroyo