Cirugía Estética Facial

Bioplastía Facial

Rejuvenece tu rostro y mejora su armonía sin cirugía. Ahora es posible aumentar el volumen de los pómulos o del mentón a través de la utilización de implantes biocompatibles acuosos.
Además, también está indicado para tratar los surcos nasogenianos o las comisuras bucales.
Uno de los signos del envejecimiento es la disminución del volumen de las mejillas por pérdida de masa muscular y descolgamiento de la piel (flacidez).
Los pómulos quedan mal definidos, a la vez que se pierde la línea mandibular por descenso de las mejillas.
Mediante la utilización de implantes biocompatibles acuosos, podemos actuar a nivel de los pómulos, surcos nasogenianos, comisuras bucales y mentón.
La bioplastia facial es una técnica no quirúrgica, indicada para aumentar el volumen y elevar los tejidos de las zonas tratadas, retornando a nuestro rostro un aspecto de juventud. En personas jóvenes la bioplastia facial es una técnica válida para aumentar el volumen de determinadas zonas del rostro (pómulos, mentón), mejorando la armonía del rostro.
La Bioplastia se realiza en una sola sesión de aproximadamente 15 minutos, a través de una pequeña incisión en la piel, -sin cortes, ni puntos, ni cicatrices- introduciendo una micro cánula de punta roma y anestesia local. El material utilizado (polimetilmetacrilato) se sitúa debajo de los tejidos musculares, haciendo que sean estos los que proporcionen el volumen de la zona tratada, con un resultado final totalmente natural.
Los resultados de la bioplastia facial son inmediatos y permanentes. El implante no mengua con el paso del tiempo ni se desplaza del lugar de colocación.

Rejuvenecimiento Facial con grasa propia (Lipotransfeencia)
La lipotransferencia de grasa propia es utilizado para reparar defectos del tejido adiposo en la cara, producidos por el envejecimiento o por patologías que afecten este tejido tales como el SIDA, traumatismos o inyeciones de corticoides destinadas a corregir otros defectos.
Con esta técnica se corrigen los volumenes faciales resaltando determinadas zona del rostro (puntos de incidencia de la luz) como son los pómulos o el borde mandibular y labios y armonizando zonas deprimidas en el centro de las mejillas.
Está recomendada para pacientes que han perdido relleno adiposo en determinadas zonas del rostro, o que constitucionalmente muestran falta de desarrollo de las mismas. También es aconsejable en aquellos pacientes que presentan asimetrías faciales.

Los riesgos
• Si se utiliza grasa del mismo paciente los riesgos son muy pocos, a menos que no se emplee la técnica adecuada o que, por alguna razón, haya una infección, riesgo inherente a cualquier procedimiento. No hay posibilidades de rechazo.
• En el caso de los rellenos sintéticos absorbibles, como el ácido hialurónico, probado en el mercado y aprobado por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos), el porcentaje de rechazo y las complicaciones son mínimos.
• Las sustancias líquidas no absorbibles (siliconas líquidas, polímeros, colágenos), inyectadas en la cara pueden acarrear complicaciones severas; no sólo estéticas —deformidades— sino también reacciones anafilácticas o rechazo a nivel sistémico. En estos casos es prácticamente imposible retirar la sustancia porque se integra al tejido.

Sobre el paciente

Cualquier persona que desee corregir líneas de expresión, algún tipo de arruga o dar volumen al rostro puede acudir a los rellenos faciales.
Ya a cierta edad, cuando las arrugas de la cara son más profundas, no bastará rellenarlas para resolver el problema. En estos casos está indicado un procedimiento quirúrgico o cirugía estética.
“A pacientes de avanzada edad, con mucha flacidez en la piel, los tejidos internos y los músculos, no les conviene rellenar las arrugas ya formadas. El procedimiento indicado, en esos casos, es una cirugía facial”. El perfil del paciente ideal para rellenos faciales, que podrá mejorar notablemente su rostro, es aquel de edad media o joven que posea surcos no tan marcados.
La mayoría de los pacientes que acuden a realizarse un relleno en la cara tiene entre 30 y 55 años. “Hasta esa edad pueden usarse estos procedimientos para obtener un buen resultado”.

El Doctor Iván Arroyo Tovar es médico reconocido a nivel internacional con 45 años de experiencia. Presidente y Fundador de la Sociedad Peruana de Lipoplastía que cuenta con un staff de especialistas calificados trabajando con los más altos estandares de seguridad en bioplastía, cirugía estética y lipoplastía que garantizan excelentes resultados al 100%.

Visitanos para comprobarlo y reserva tu consulta gratuita sólo en la sede principal (Av. Pablo Carriquirry 798 San Isidro Lima) o llámanos al 440-1393 ó al 440-2123




Separa tu cita

Dr. Iván Arroyo Tovar, creador del Protocolo Arroyo de Seguridad en Liposucción. 38 años sin complicaciones significativas.
Copyrights ©2018: Clínica Arroyo - Derechos Reservados